Fontilles, la última leprosería de Europa

 

El 29 de enero se celebró el Día Mundial Contra la Lepra, una enfermedad relacionada con la pobreza y la falta de higiene, y directamente relacionada con el carisma de nuestra Orden. Aunque creemos que está prácticamente erradicada tan solo porque en Europa es así, en el resto del mundo cada dos minutos una persona descubre que sufre lepra, y en gran porcentaje niños. Los leprosos, los más excluidos entre los marginados en España, vivían y todavía viven en Fontilles, la última leprosería de Europa, que ahora colabora para conseguir acabar con esta enfermedad en el resto del mundo.

Leprosería de Fontilles
Vista de la leprosería de Fontilles

Fontilles, se situa en el límite entre Alicante y Valencia, en la comarca de la Marina Alta. Nació como respuesta a un fuerte brote de lepra a finales del siglo XIX y que constituyó un importante problema de salud pública, ya que, por entonces, no había medicación para destruir el germen. Por eso, en 1902 el sacerdote jesuita Carlos Ferrís y el abogado Joaquín Ballester, preocupados por las condiciones en las que vivían estos leprosos en España, fundaron este sanatorio, que abrió sus puertas de manera oficial en el año 1909. Varios jesuitas y religiosas franciscanas atendieron a los más de 3.000 enfermos de lepra que han pasado por Fontilles. Al inicio, tan solo había religiosos al cargo, pero el personal sanitario llegó en 1919, y poco a poco se fueron integrando en el personal del centro.Durante muchos años, la lepra en España fue una fuerte plaga para la población más débil y empobrecida del país. Los casos de lepra que surgían eran derivados inmediatamente a Fontilles, la leprosería más grande de Europa.

Hasta 1940, todo diagnosticado con lepra en España, era traído obligatoriamente al centro; se les mejoraba la higiene, la alimentación y se les curaban las heridas. Se conformó como una especie de pueblo para los enfermos de lepra, con edificios separados para hombres y mujeres, con un teatro, una cárcel y un cementerio. Todo perfectamente estructurado. La mayoría de los enfermos era gente joven, entre 20 y 40 años. Era un mundo aislado, pero estructurado.

Leprosería de Fontilles 2
Patio interior de Fontilles

Antes de 1941, que no hubo medicación, los pacientes morían pronto, y lo único que se podía hacer por ellos y por su salud era mejorando su higiene y alimentación. Pero en 1982, la aparición del tratamiento definitivo cambió el futuro de los pacientes, quienes desde la primera dosis dejaban de ser contagiosos y, en un máximo de 12 meses, estaban totalmente recuperados.“Actualmente –asegura el doctor José Ramón Gómez–, ya no se ingresa a casi nadie por lepra; es un problema mínimo. Hay alrededor de 22 casos nuevos al año y, de estos, el 70% vienen de otros países, como Ecuador, Brasil, Colombia…”. Pero Fontilles ha descubierto nuevos modos de estar con los más necesitados. Por eso hoy hay internos que, a pesar de estar ya curados, nunca se fueron, y otros que al final de su vida decidieron volver.

Un centro de investigación

Anualmente se diagnostican unos 220.000 casos nuevos de lepra, el 70% de ellos en India y los países vecinos. América Latina y Brasil tienen una media de unos 40.000 casos nuevos. En África, el diagnóstico depende, porque los programas no funcionan bien y las estructuras sanitarias son muy precarias.

Pero ahora que Europa ha terminado con esa plaga, Fontilles sigue prestando un gran servicio por la causa de la erradicación de la lepra en el resto del mundo. Por eso Fontilles realiza cada año, cursos de formación especializada en lepra y otras enfermedades ligadas a la pobreza para médicos y enfermeros especializados en dermatología o medicina tropical y al que asiste personal de países afectados para luchar con una mejor formación contra esta enfermedad. En 2017, Fontilles tiene previsto desarrollar 26 proyectos de lucha contra la lepra y otras enfermedades relacionadas con la pobreza en 14 países de África, América Latina y Asia, del que se beneficiarán alrededor de medio millón de personas.

Si quieres leer la noticia completa, pincha en el siguiente enlace.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *