IDEARIO

SOMOS CRISTIANOS Y ECUMÉNICOS

La Orden de San Lázaro de Jerusalén es una orden de caballería nacida al albor de las cruzadas para defender los Santos Lugares. Por tanto, el tronco fundamental de la misma es la profesión de la fe de Cristo, y su defensa tenaz frente a toda persecución. Fueron las enseñanzas cristianas de amor y servicio las que inspiraron a los miembros de la Orden para hacerse cargo de los más pobres y débiles de aquella época, los leprosos. Es por eso que para ser un caballero de la Orden de San Lázaro es necesaria la profesión de la fe cristiana. ecumenismo-lazarista Pero a pesar de ser una orden de caballería nacida y constituida mediante bulas papales, y haber continuado siendo católica después de la Reforma de Martín Lutero en el siglo XVI, a día de hoy la Orden de San Lázaro es la única orden de caballería de carácter ecuménico. A mediados del siglo XX, la Iglesia Católica comienza a realizar un profundo ejercicio de transformación que desembocaría en el Concilio Vaticano II. Al mismo tiempo, impulsa con fuerza las relaciones entre las distintas confesiones cristianas que desembocarían en un diálogo inter-religioso muy rico y fluido. La Orden de San Lázaro entiende que la riqueza de su carisma cristiano y hospitalario no puede encuadrarse solamente en el catolicismo, y en 1939 decide abrirse al resto de credos cristianos presentes a lo largo y ancho del mundo. Hoy por hoy, la Orden de San Lázaro acoge a cristianos católicos, luteranos, ortodoxos, anglicanos,… todos con sus particularidades distintas, pero todos alabando al mismo Dios, y con el mismo carisma hospitalario.


SAN LÁZARO

¿Por qué San Lázaro es nuestro santo patrón? Es la historia de una curiosa confusión que acabó cuajando en una preciosa devoción…

resurreccion-de-lazaroNuestro patrón, Lázaro de Betania, es el conocido amigo de Jesús, hermano de Marta y María, que tras sufrir una grave enfermedad y morir, es resucitado por el Señor. Tras esta experiencia que inevitablemente tuvo que cambiarle su manera de entender la vida, la tradición ortodoxa cuenta que se dispuso para la predicación en nombre de Cristo, y que tras ser perseguido por los judíos se acabó refugiando en Chipre, dónde fue obispo de Kition (actual Larnaka). Sin embargo la tradición occidental cuenta que huyó no hacia Chipre, sino hacia la Provenza francesa, desembarcando en Marsella, lugar del que se convertiría en obispo. Posteriormente, en el año 60 D.C y durante la persecución de Domiciano, sería decapitado por los sicarios del emperador romano.

Pero a principios de la Edad Media, la figura de Lázaro de Betania se fue confundiendo con otro Lázaro: aquel que aparece en la parábola que Jesucristo dirigió al pueblo, recogida bajo el título de “Lázaro y el rico Epulón” (Lucas 16, 19-31). lazaro-y-el-rico-epulonLa parábola cuenta como había un hombre rico que organizaba cada día banquetes en su casa, y que “Había también un mendigo llamado Lázaro, que estaba echado a la puerta de aquel, lleno de llagas, y ansiaba saciarse de las migajas que caían de la mesa del rico; y aun los perros venían y le lamían las llagas.”  

Ese pobre llagado al que los perros le lamían las llagas, fue identificado rápidamente como un leproso, y al llamarse Lázaro al igual que el mejor amigo de Jesús, la confusión se fraguó de manera efectiva: San Lázaro tenía que ser el patrón y el protector de los leprosos. Por eso, al nacer el primer Hospital de Tierra Santa dedicado al cuidado de leprosos a las afueras de Jerusalén, es rápidamente puesto bajo la advocación de San Lázaro. Posteriormente la devoción al santo se extendió por Europa y tras el descubrimiento de América, por los pueblos de centro y Sudamérica.


SOMOS HOSPITALARIOS

Antes incluso que el carácter caballeresco, en la historia de la Orden existió antes el carisma hospitalario. Nacido como un hospital para “pobres leprosos” a las afueras de Jerusalén, los miembros del mismo atendían a personajes de todas las condiciones sociales aquejados de esta terrible enfermedad o de cualquier otra que necesitara cuidados. peregrinos-leprososFue después, cuando los primeros caballeros cruzados empezaron a enfermar de la lepra cuando el hospital se transformó no sólo en un lugar de cuidados médicos, sino también en un bastión de defensa contra el infiel.

A día de hoy, y aunque la lepra ha remitido en casi todo el mundo, siguen existiendo sitios en los cuales los leprosos siguen sufriendo las consecuencias físicas y espirituales de esta terrible enfermedad. Incluso se han detectado por parte de la OMS algunos repuntes en lugares que parecían controlados. Los caballeros y damas lazaristas están plenamente concienciados de estas realidades, y fieles al mandato evangélico de visitar al enfermo en toda su extensión (física y moralmente), ayuda a combatir este mal. Pero no sólamente la lepra, sino cualquier otra “enfermedad” de nuestro tiempo: la pobreza, el hambre, la desesperanza, la soledad,… mediante financiación de hospitales, becas a médicos, centros de ancianos, ayudas a niños y familias en situaciones precarias… En el siglo XXI hay tanta enfermedad como hace diez siglos, ¡y la milicia lazarista está ahí para seguir combatiendo fiel al mensaje de Cristo!


ORACIÓN A SAN LÁZARO

estampa-san-lazaro

Oh, bendito y glorioso Lázaro de Betania, amparo y sostén de Marta y María. A ti llamo, oh amado y siempre vivo espíritu de gracia con la misma fe y amor que Jesús llamó a la puerta de tu sepulcro de donde saliste vivo y glorioso, después de haber estado por espacio de cuatro días consecutivos tu cuerpo enterrado, sin haber dado la más leve señal de impureza e imperfección. Así también, yo llamo hoy a la puerta de tu santo espíritu para que con la misma fe que Dios infundió en ti, me concedas lo que en esta oración te pido (pídese la gracia deseada), invocando para ello el incomparable amor con que Dios te quiso premiar y resignación con que supistes sufrir los tiempos de tu vida material. Amén